dilluns, 10 de juny de 2013

Yaki Onigiri

Bueno hay que decir que no soy, no somos, muy fans de la cocina oriental, sobretodo de la parte que se come cruda. Tengo serias restricciones sobre "comer crudo" en lo que se refiere a pescado, pero bueno reconozco todo el arte, la tradición y que a muchísima gente sí que le gusta.
De hecho, si quitamos el tema del crudo, hasta hay cosas que sí me gustan bastante!! Y siempre he querido experimentar un poco, meter las patitas ahí a ver que tal me salía. Otro día vi la receta de esto, que se llama Yaki Onigiri y según he leído, es como una especie de "snack" bastante conocido y utilizado en Japón. Me parecía asumible y factible, así que lo intenté el fin de semana, y mirad: nos gustó mucho!

Lo único que necesitáis es arroz (yo no tenía arroz de sushi ni intención de comprarlo así que hice con arroz redondo, que también en algunas recetas lo daban por bueno) y salsa de soja. Y una sartén. Vais a hacer unos acompañamientos muy fáciles y deliciosos, para salir de la monotonía de lo de siempre. Yo hice para acompañar un atún (uno a la plancha, de los de verdad).

Ingredientes:

- Arroz redondo (yo puse tres tazas pero me pasé muchísimo con la cantidad, fue una exageración absurda, con una taza, o una taza + media, tenéis más que de sobras para dos o tres personas, incluso 4 quizás)
- Salsa de soja para pincelar

¿Cómo se hace?

1. Proceso de extracción de almidón del arroz: es laborioso y va a tardar un poco, pero paciencia que sino se ve que no sale bien. Vais a coger el arroz en un bol y lavarlo bajo el agua, pero no solo ponerlo bajo el grifo: hay que frotar el arroz entre las manos. Veréis que las primeras veces el agua sale blanca. Cambiad el agua y seguid haciéndolo hasta que el agua salga prácticamente transparente. A mi me costó como unos 10 cambios de agua, aunque en el enlace hablaban de 8 cambios.
2. Una vez habéis conseguido esto, dejar el arroz en remojo durante media hora. La proporción sería aproximadamente una taza y media de agua por cada taza utilizada de arroz.
3. Luego toca cocerlo. En el enlace sugerían una olla especial para hacer sushi pero yo esto no tengo. Tengo una olla eléctrica con un programa de sushi pero me parecía demasiada innovación y que no iba a poder controlar el proceso. Así que decidí optar por la olla normal. Hay que poner los primeros minutos destapada y a fuego alto, y cuando empiece a hervir, bajar el fuego a bien suave y tapar. No la abriréis en los siguientes 20 minutos.
4. Dar forma a los Yaki Onigiri. En teoría se hace con el arroz caliente pero es de escaldar las manos, así que recomiendo dejar templar un poquito antes de manipularlo. Dicen que hay unos moldecitos especiales para hacerlos cuadrados pero eso yo tampoco tenía. La alternativa era hacer una bolita bien compacta con el arroz y luego aplanar los lados, que fue lo que hice. IMPORTANTE: tenéis que mojar las manos y toda la superficie que vaya a tocar el arroz, porque es como un pegamento... se va a pegar en todo. El lado bueno es que queda muy compacto a la hora de freír también.
5. Freír los Yaki Onigiri en una sartén caliente antiadherente, con un pelín de aceite, no mucho. Nada de bañarlos en aceite! Se dora de cada lado un ratito y cuando tengáis todos los lados dorados, les pinceláis con salsa de soja (usad un pincel de estos de reposteria, como de silicona, para no soltar pelitos).

Tengo que decir que para mi gusto faltaba sal, que no vi por ninguna parte en la receta. Quizás es desconocimiento e incultura de mi parte y este es el gusto que tienen que tener, no lo sé. Pero yo tiré un poquito de sal en los míos. Los que me han quedado mejor fueron los que se hicieron a temperatura relativamente más alta, que les dieron un sellado y un toque medio crujiente por fuera. Realmente buenisimo, y no muy laborioso. Mirad como me han quedado (he hecho alguno en forma de pirámide también, que decían que eran típicos cubitos y pirámides)


Pues os invito a probarlos, que a mi me parecieron geniales!
Salut ;)

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada