dissabte, 27 d’abril de 2013

Muffin individual de plátano y avena (by Mi Ennes)

Notad que no son "muffins" sino "muffin". Sí, solo uno :)
Como se han puesto tan de moda las recetas individuales, pues había que probarlas, eso por un lado. Me costaba creer que una vez hecho se despegase de la taza pero os prometo que se ha caído solito y sin engrasar la taza ni nada.

Por otro lado, cabe remarcar que esa receta no es mía sino que la leí en material de mi amiga Michelle Ennes. Para mi la receta es suya y por una vez, no cambié nada :) Nosotras dos, y otras amigas también, hemos hecho reeducación alimentaria y adherido a una nova manera de enfocar la nutrición. Sin dietas locas, sin pasar hambre, simplemente reorientar la manera de hacer las cosas enfocado a un cuerpo sano y buenos hábitos. Este muffin es un ejemplo de algo que se puede hacer y está muy bien. Hombre, tiene sus calorías eso está claro. Siempre suelo decir que lo que no es aire o agua... engorda. No hay más. Pero no es a eso a lo que vamos, sino que se puede hacer algo individual, nutritivo y bueno, siendo saludable a la vez, adecuado a una reeducación alimentaria. Además si hacéis deporte como nosotras, veréis que es una estupenda manera de reponer energía.

Ingredientes:

- 1 huevo
- 1/4 taza de salvado de avena
- 1 cucharada de te de edulcorante líquido
- 1 cucharadita de levadura química
- 1 plátano cortado en pedacitos pequeños

Obs: también vais a necesitar horno microondas, y una taza de las grandecitas, adecuada para microondas (la mayoría lo son)

¿Cómo se hace?

Más facil ya es imposible

1. Poner todos los ingredientes menos el plátano en la taza
2. Bater ligeramente con un tenedor para integrar todo
3. Echar el plátano picado en la mezcla
4. Poner en el microondas. Cúanto? pues ya depende de la potencia de cada uno. El mío estuvo unos 2 minutos a 540W de potencia. Primero puse 1min30s y luego los 30 segundos ultimos que me parecieron necesarios. Probablemente de haberlo hecho a 720W, estaria listo en 1min30s. Veréis que va subiendo y en algun momento sobrepasará la taza pero por lo menos el mío no rebasó, porque ya estaba bastante hecho. Cuando se acabe, dejarlo 1 minutito que se acabe la cocción ya que sabeis que lo del microondas aún sigue un ratito después de apagarlo. Y solo queda volcarlo sobre un plato y listo!
(yo espolvoreé con un poco de stevia la verdad, quizás sugeriria como opción hacerlo directamente con stevia y no con edulcorante líquido)

Así quedó:

Lo extremadamente práctico de esas cosas son lo de porción única. Evitará tentaciones de seguir comiendo "por inércia", evitará que se seque el muffin, que se estropee, etc. A los que les de igual las calorías siempre pueden hacer un topping con una ganaché ligera de chocolate, o un poquito de crema pastelera o servirlo con una mermelada.... es perfecto. (Igualmente, todo lo que cité se puede hacer sin azúcar, reduciendo el aporte calórico)

Y aqui lo dejamos por hoy, pero el mundo de cosas en una taza parece ser un vasto campo a explorar... ya volveremos a ello.
Salut!

Chips vegetales de horno

Aunque es verdad que esa semana hice muchas, muchas cosas en la cocina, las mejores aún no consegui subir al blog, por falta de tiempo. No obstante, esto he hecho ayer, por primera vez resultó muy cercano a lo que yo quería, y vale la pena. Por facil, por sana y por acompañamiento original.

A casi todo el mundo le gustan los chips. A mi personalmente no me emocionan ni vician pero en fin, reconozco que hay algunos que saben bien. Pero cual es el problema con los chips de bolsa, estos del super? que estan llenos de grasas malas y sal, calorías vacías que no aportan practicamente nada al cuerpo y además engordan mucho. Una alternativa serian los chips vegetales que os propongo, que los vamos a hacer en el horno, sin apenas grasa, y apenas un toque de sal marina al final, muy poquita.

A por ellos.

Ingredientes (para 2-3 personas, en plan picoteo, si sois más o vais a hacer un acompañamiento a un plato, recomiendo hacer el doble)

- 1 patata mediana pelada
- 1 remolacha (cruda!! no cojáis esas que venden aqui en conserva) pelada
- 1 boniato mediano pelado (o la mitad de uno grande)
- 1 cucharada sopera de aceite de oliva virgen
- sal marina o sal maldon para espolvorear

¿Cómo se hace?

Muy facil!
1. Precalentar el horno a unos 200ºC, dejad fuera las bandejas del horno y cubridlas con papel vegetal
2. Ahora viene la parte que hay que tener paciencia. Con el pelador de patatas o una mandolina que pueda regularse, hacer lonchitas muy finas, casi transparentes, de los vegetales. Atención: si quedan gruesas no funcionará bien. Lo mejor sin duda es el pelador de patatas, aunque os va a parecer que tardáis una eternidad. (Dica: mantened la remolacha en un plato aparte, sino 'contaminará' de rosa todo lo demás. Las patatas y boniatos pueden ocupar el mismo plato)
3. Esa cucharada de aceite es todo lo que vais a usar, así que repartidla entre los dos platos con los vegetales, y ayudad con las manos a que se mezclen todas las lonchitas con un poco de aceite.
4. Horneado: aqui no pueden haber prisas porque no se pueden acumular todos los vegetales. No pueden estar unos por encima de los otros, deben estar en una disposición de camada única y sin tocarse aunque pueden estar cercanos. Yo para estos vegetales, hice tres tandas de horneado, intentando no mezclarlos por intuir que el tiempo para hornear cada uno pudiese ser ligeramente distinto. Ponedlos en el horno durante 10-12 minutos pero con un ojo ahí, cuando los bordes empiecen a mostrarse morenitos, les falta muy poco - y los boniatos se han hecho más rapido que los otros dos, así que no toméis el tiempo de uno como referencia para otro. Como son tan finos, si os pasáis de punto se carbonizaran. No os preocupéis que a la que se enfríen, cosa rápida, se pondran crujientes.

Luego de hornearlos se pueden mezclar todos, lo que dará un bello colorido, y echar un poquito, muy poquito de sal marina o maldon. Un pica-pica sano, colorido y original.
Como alternativas, pues se podrian usar zanahorias o yuca aunque tengo que decir que no probé tiempo de horneado para estos. Habrá que probar.

Mirad que monisimo me quedó ayer, aunque algun boniato se pasó un pelin de punto, no dejéis que eso suceda con los vuestros!!


Sorprended vuestros invitados con algo diferente y más sano.
Eatclean! ;))
salud.

dimecres, 17 d’abril de 2013

Croquetas frías de sardina

Esa receta la vi por casualidad en la página de canal cocina, y en un primer momento pensé que era una receta caliente. Al seguir leyendo y ver que era una receta fría y relativamente sencilla, me gustó aún más. No suelo hacer demasiada cosas con sardina, por no tener mucho repertorio creativo, pero ésta receta la verdad es que está muy bien.

En épocas de tiempo cálido apetecen las comidas frías, al contrario del invierno, donde echamos de menos comida caliente y reconfortante. Pero veréis que es facil, sencilla, rápida y muy adecuada para esta época, no necesita horno, ni freidora, ni plancha ni nada.

Es más bien un entrante, aunque  yo lo combiné con una ensalada y eso fue la cena, porque somos más bien de comer ligerito. Modifiqué un pelín alguna cosa por no tener exactamente todos los ingredientes que llevaba, así que os pondré la que finalmente hice yo y sé que funciona bien.

Ingredientes: (os dará unas 10 croquetas de tamaño de una albóndiga)

- 2 latas de sardina en aceite, escurridas
- 3 huevos (una vez cocidos solo aprovecharéis las yemas; las claras cocidas las guardaréis para otra receta)
- 3 rebanadas de pan de molde
- 6 cucharadas soperas de leche
- 1 cucharadita de pimentón dulce
- 1/2 cucharadita de sal, aproximadamente (según el gusto de cada uno, será un poco más o un poco menos)
- zumo de 1/2 limón
- 30 g de queso de untar (yo puse light, pero también os sirve del normal claro)
- 6 tostadas de pan integral (del tipo silueta, de las grandecitas; a efectos también sirven rebanadas de pan del dia anterior, que las tostaréis en la tostadora)
- perejil y cebollino para decorar

¿Cómo se hace?
1. Poner a cocer los huevos en agua. Al levantar el hervor, dejar cocer durante 10 minutos y luego enfriarlos bajo el agua. Pelarlos y separar las claras de las yemas (usaréis sólo estas últimas)
2. Poner las rebanadas de pan de molde en remojo con la leche unos minutos
3. Triturar, en el robot de cocina, las sardinas, el pan de molde remojado, la cuharadita de pimentón, la sal, las 3 yemas y el zumo de medio limón.
4. Añadir los 30g de queso de untar, mezclando bien todo para hacer una masa homogénea. Dejar reposar esta masa durante 30-60 minutos en la nevera
5. Mientras tanto, triturar las tostadas (o el pan del dia anterior que habréis tostado) hasta que queden con un granulado grande, mayor que el pan rallado
6. Retirar la mezcla del punto 4 de la nevera y hacer con ella bolitas del tamaño de una albóndiga, que luego pasaréis por la tostada triturada para que se cubran bien.

Y listo!! ponerlo en una fuente bonita y servirlo con un poco de perejil y cebollino, y veréis que rico y rapidito!
Os dejo una foto de como me quedó para animaros:

diumenge, 14 d’abril de 2013

Mousse bicolor de papaya y mango

Hace días que queria hacer algo con papaya y mango que - además del maracuyá - son sabores que me retrotraen mucho de mi país de origen. Había comprado unos muy maduritos para aprovechar su dulzor y para que apenas fuera necesario añadir edulcorante en la mousse.

Inicialmente había pensado hacer una mousse conjunta, pero luego vi una receta bicolor (bueno de hecho tricolor ya os explicaré, pero he anulado una de las capas)... y pensé pues más divertido todavía. Es conveniente hacerlo de un dia para otro.

Además aconsejo ponerlo en boles o vasos transparentes para que se aprecie bien la diferencia de colores, que el visual también es parte de los platos.

Ingredientes: (para unos 4 vasitos o boles pequeños)

- 1/2 papaya de las grandes (si es pequeña, cogedla entera entonces)
- 1/2 mango
- 200ml de nata (35% m.g.)
- edulcorante líquido del tipo sacarina (equivalente a dos cucharadas de te)
- 1 sobre de gelatina en polvo (si lo que teneis son hojas, pues 6)
- OPCIONAL: yo les hice unos ornamentos de caramelo para decorar pero no es para nada necesario. Si los queréis hacer, pues necesitáis aproximadamente media taza de azúcar

¿Cómo se hace?
1. Empezar por la capa de papaya, que sugiero que sea la de abajo: quitar las semillas y la parte interior fibrosa de la papaya, y triturar bien la pulpa. Reservar
2. Montar 100ml de nata con una cucharada de te de edulcorante líquido (yo lo suelo añadir cuando ya se ha montado)
3. Gelatina: si estáis usando en polvo, coged medio paquetito, la poneis en un bol pequeño con un par de cucharadas soperas de agua, y calentar (ojo, no demasiado, para mi 30 segundos a potencia media en el microondas fue suficiente para disolverla). Si estáis usando las hojas dejarlas en remojo un ratito y luego disolverlas también en poquita agua, calentando - igual que en polvo.
4. Añadir la pulpa de papaya a la nata y también la gelatina disuelta. Rellenar aproximadamente la mitad de vuestros boles. Llevarlo a la nevera, si es posible, un par o tres de horas sin moverles ni quitarles de ahi. Esto servirá para que esta capa vaya solidificando. Veréis que queda con un delicado color rosado, mezcla del naranja fuerte de la papaya con el blanco de la nata.
5. Luego hacer la capa de mango, exactamente igual los pasos de 1 a 4 pero  con la diferencia que aqui usáis la pulpa de mango triturada. Veréis que queda amarillo suave, mezcla del amarillo fuerte del mango con la nata.
6. Depositar la capa de mango encima de la capa de papaya que ya tenéis, y llevar otra vez a la nevera. Tendréis unos mousse bicolores muy bonitos, aunque el color es suavecito.

Os cuento que la receta que vi añadia una tercera capa, blanca, de yogur griego que he obviado, pero quedaría también muy bonito y "ombré", precioso.
Yo preferí adornarlo con unos arabescos de caramelo, pero si ponéis el yogur no lo aconsejaría, dado que no tiene consistencia para que los arabescos se aguanten (mientras la mousse sí).

Para hacer los arabescos de caramelo: poner el azúcar a fundir en un cazo, y cuando esté líquido, con una cucharita dejarlo escurrir y hacer arabescos y dibujos sobre un papel vegetal. Cuando seque lo podréis despegar sin problemas. Os comento que aunque queda bonito, es mejor limpiar mientras está caliente, bueno... no mejor: indispensable. Yo no lo hice y me costó un rato quitar el caramelo solidificado, así que no cometáis el mismo error ;)

No creo que en la foto se aprecie todo lo bonito que quedó, porque no pensé que estaba haciendo la foto sobre un fondo rojo y eso desluciría el color. Pero bueno ahi la dejo, que es la que tengo! :D
Hacia la mitad del vaso, pasa de amarillo a rosita.


Teniendo la nata, no podría llamarla de light, pero bueno, está hecha de frutas y con edulcorante, con lo que reducimos también las calorías asociadas. Podéis quitar el caramelo y poner un yogur griego natural, seguro que os queda fantástico...
Ya me contaréis!

Tomates rellenos de salmón ahumado

De toda la vida en mi casa he visto hacer tomates rellenos, pero de atún. Y a veces lo hago por aqui, pero mirando Canal Cocina otro dia, vi esta receta en el programa de Julius (cocina en 22 minutos), el cual recomiendo muchísimo, hace cosas espectaculares y bastante asequibles.
Está bastante parecida y fiel a lo que ha hecho él, y quedó muy buena para esta época en que el calorcito ya empieza a hacer gala de su presencia.

Mirad que sencillo.

Ingredientes (ahi depende un poco para cuantos, yo os comento para tres tomates grandes, aqui somos pocos y para un entrante ya estuvo bien):

- 3 tomates del tipo "tomates verdes", para ensalada. Sí claro podéis usar los otros... yo creo que para ésto quedan mejor los de ensalada pero cada uno hace a su gusto.
- 1 yogur griego
- 1 paquete 150g de salmón ahumado
- unas 4 ramitas de cebollino, más algunas para decorar
- una cantidad similar de eneldo (yo acabé usando el seco, pero si teneis el natural, mucho mejor)
- 1/2 cucharadita de mostaza de dijon (eso ya fue invención mía)
- sal a gusto

¿Cómo se hace?

1. Quitar la tapita de arriba de los tomates y vaciarlos cuidadosamente, de pulpa y semillas. Mirad, es importante que los tomates se aguanten en pie para no tumbarse, por lo que si son demasiado redondos de abajo, quitarles tambien una pequeña lonchita de abajo para que esa parte quede plana. Para los míos no ha hecho falta.
2. Una vez vaciados, ponedles boca abajo sobre una hoja de papel de cocina, para que escurran bien. Ese paso aunque parece una tontería es importante, sino el agua del mismo tomate se mezclará con vuestro relleno y quedará todo muy "aguado". Un cuartito de hora de escurrir así.
3. Mientras transcurre este tiempo, preparar el relleno: en un plato o bol, mezclar el salmón cortado en trozos muy pequeñitos, el yogur, el cebollino cortado en trocitos, el eneldo idem, la mostaza de dijon, y luego rectificar de sal. Es importante probar un pelín antes de echar sal, porque ambos salmón y mostaza de dijon ya tienen un gusto bastante contundente. A según que paladares ni les hará falta sal, yo puse 1/4 de cucharita aproximadamente
4. Poner los tomates boca arriba en un plato, espolvorear su interior con una pizca de sal, y rellenar con vuestra mezcla del punto 3. Decorar con unas ramitas de cebollino.

Listo, en unos 20 minutitos tenéis vuestro entrante delicioso, sin apenas tener trabajo ni ensuciando casi nada.
Mirad como me han quedado que monos ;-)


Variantes posibles de éste plato? sustituir el yogur griego por queso light, añadir algo de mayonesa si os gusta... es para salir del típico tomate relleno de atun mezclado con mayonesa que, no obstante, también está muy bueno ;)

Salut!

dissabte, 13 d’abril de 2013

Patatas horneadas al ajo (tipo fritas)

Ya sé que los títulos cada vez estan peor! pero bueno es que muchas recetas las leo en páginas inglesas o americanas y la diferenciación que hacen ellos entre potato y fries, nosotros pues como que no tenemos que yo sepa.

Es decir: éstas patatas son del 'estilo' de patatas fritas, pero están hechas en el horno. Tengo que decir que la receta tarda un pelín más que hacer las patatas fritas habituales, pero VALE LA PENA. No solo por ahorrarnos freír las patatas y hacerlas un poco más sanitas, sino que estan deliciosas la verdad.

Ingredientes:

- 3 patatas grandes
- 5 cucharadas soperas de aceite de oliva
- 3 ajos cortados muy pequeñitos

Para sazonar:
- 1/4 cucharita de pimienta negra molida
- 1/2 cucharita de tomillo
- 1/2 cucharita de orégano
- 1 cucharita de pimentón picante
- 1/4 cucharita de cayena
- 1/2 cucharita de comino molido
- 1/2 cucharita de perejil

Para alioli:
- la verdad es que la receta ponía algo que no me ha convencido y hice el alioli de toda la vida, con aceite de girasol, huevo y 2 dientes de ajo cortaditos. (pero si os interesa, ellos hacian con 2 cucharadas soperas de mayonesa, 2 cucharadas soperas de yogurt griego y 1 diente de ajo machacado)

¿Cómo se hace?
1. Ir precalentando el horno a unos 250ºC. Dejad fuera la bandeja del horno y cubrir con papel vegetal.
2. Cortar las patatas (pelarlas o no es opcional, pero si dejáis la piel, lavadlas muy bien) en 'palitos' tipo para hacer patatas fritas normales. Es interesante que los tamaños queden muy homogéneos sino se harán de manera desigual. Dejar las patatas por lo menos media hora en un bol, cubiertas por agua tebia. Eso servirá para quitarles parte del almidón.
3. Mientras pasa ese tiempo, en una sarten pequeñita, poner 1 cucharada sopera de aceite con los ajos finamente picados. Fuego medio tirando a bajito.... no queremos que los ajos se quemen, solo que se doren un poco. Dejad 2 o 3 minutitos, y fuera. Sacad el ajo del aceite con una escumadera y reservad ambos.
4. Coger la bandeja cubierta con papel vegetal y esparcir 4 cucharadas soperas de aceite, 3/4 cucharita de sal y 1/4 cucharita de pimienta. Yo siempre pongo además un poco de sal marina, me encanta como queda.
5. Mientras hacéis todo eso, seguro que la media hora ya ha pasado. Secar MUY BIEN las patatas, entre dos hojas de papel de cocina. Necesitaréis varias hojas, para aseguraros que las patatas estan muy secas. Entre el remojo previo y eso, veréis que se conseguirá que estén muy crujientes. Devolvedlas al bol que debe estar también seco.
6. Hora de sazonar las patatas: añadirles la cucharada de aceite que habéis recervado de freir los ajos, y las especies "para sazonar", del listado arriba. Añadir solo el aceite, NO los ajos ok? Remover todo muy bien para que se integren y distribuyan de manera homogénea.
7. Disponer las patatas en una capa única (intentando no superponerlas) en la bandeja del horno. Cubrir con papel de plata y llevar al horno a 250ºC por unos 10 minutos. Luego quitar el papel de plata y seguir el horneado.
8. Las vais a seguir horneando durante unos 15-20 minutos (depende del horno y de la clase de la patata) hasta ver que se empiezan a poner ligeramente morenitas por debajo y las puntas. Ahi aconsejo darles la vuelta, removiendo y volviendo a acomodarlas, y también dar la vuelta a la bandeja del horno (ya sabéis que muchas veces el calor en la parte de atrás puede ser ligeramente distinto que en la parte de delante. Queremos que se hagan de manera homogénea. Después de darles la vuelta, pueden necesitar otro cuarto de hora de horneado. A partir de ahi es bueno irles pinchando o cogiendo alguna para ver como estan, aparte del color ligeramente morenito que van a tomar.
9. Mientras, se puede hacer el alioli: en un vaso alto, poner el aceite de girasol, el huevo y los 2 dientes de ajo cortadito (otros ajos, NO los que os hayan sobrado de freír, vale?). Batir con el robot, primero a velocidad muy baja, y luego irla subiendo poquito a poco.
10. Ya está: sacar las patatas de la bandeja del horno, añadirles los ajos que habéis reservado de freír en el punto 3 y presentarlas con el alioli! (sí es un plato que sabe bastante a ajo... si no os gusta, no es una buena opción).

Edito este post porque hoy las he vuelto a hacer, y ahora sí que hay foto:


Animaros y probado algo distinto :-)


Pseudo-pizza con base de coliflor

Ya sé que el título suena a algo un poco sui generis para decir lo mínimo, pero no sé muy bien como llamarla. El título original estaba en inglés y la traducción no queda muy bien - porque no es una "pizza DE coliflor" sino "sobre coliflor".

Hay maneras de disminuirle un poco las calorías. Yo no tenía ni intención ni tiempo, pero como veréis mi sugerencia al final, sí se puede. Además, aunque a mi me faltaba un ingrediente y lo hice sin él, os recomiendo ponerlo (ya os diré), porque seguro que queda mejor.

Ésta pseudo-pizza no queda muy grande, por lo que quizás os puede servir como entrante para 2, 3 personas pero no como plato único. Ok?

Ingredientes:

'Masa' de la pizza
- 1 coliflor. Sí va a sobrar un poco... no la vais a usar toda. Para ser más exactos pues sería unos 3/4 de coliflor pero es un poco surrealista esa medida. Usad toda, y guardáis lo que sobre para ponerlo en otra receta.
- 1 huevo batido (ésto es lo que yo no tenía, se me habían acabado y era tarde para salir a comprar; para salvarme puse unos 50-70ml de leche, un poco "a ojo"). Está claro que no es lo mismo, así que os recomiendo fuertemente hacerla con huevo.
- 1/2 taza de queso parmesano rallado y 1/2 taza de mozzarella rallado (yo en efecto, en lugar de mozzarella, usé una mezcla de 4 quesos rallados para gratinar que compro en el super). Guardad también un poco para espolvorear el topping.
- 1 ajo 'machacado'
- 1/2 cucharita de sal (y además usé 1/2 cucharita generosa de sazonador de espaguetis, que compro listo en el super; por supuesto no es indispensable, usad otras especies como orégano, pimienta negra, comino...)


'Topping' de la pizza
Esto ya va muy a gusto de cada uno. Yo usé unos 200g de carne picada, un puñado de aceitunas negras troceadas, un poco de salsa de tomate (solo para darle homogeneidad, sin exagerar), un chorrito muy pequeñito de nata, todo eso sazonado con sal, pimienta negra, una pizca pequeñita de cayena y un poco de perejil (todo eso a fuego medio en la sartén mientras se hacía la 'masa' de la pizza en el horno).

¿Cómo se hace?
Masa:
1. Precalentar el horno a 225ºC. Dejar fuera la bandeja del horno y prepararla con papel de hornear rociado con spray 'bake easy', o un poquito de aceite, muy poquito solo para que no se pegue la masa.
2. La receta original decía en inglés "rice the cauliflower"... eso me dejó pensando qué era, hasta leer su explicación: reducirla, aún cruda, a pedazos muy pequeñitos equivalentes a granitos de arroz. Para ésto, cortad la coliflor en sus ramitas, y la pasáis por el procesador de alimentos hasta conseguir esta textura. Si no disponéis de procesador, sugiero usar el rallador, que también debería servir.
3. Una vez la tenéis troceada así, la pondréis en el microondas a potencia alta, por unos 6-7 minutos. No hace falta poner agua.
4. Cuando esto esté, mezclar lo equivalente 1 + 1/2 taza de la coliflor 'granulada' con el queso rallado, el ajo machacado y la sal y otras especies (y el huevo batido!! si podéis, no utilicéis leche como hice yo). Eso será vuestra 'masa'. Es bastante 'manejable' ya veréis, no se escurre. Así que formáis una bola con ella, y la aplastáis sobre la bandeja y el papel de horno. Yo la dejaría como de 0,5 cm aproximadamente. Más fina puede ser que se acabe quemando y haga agujeritos, sin quedar íntegra. Hornearla a 225ºC durante aproximadamente 15 minutos, pero ojo en ella para que no se torre demasiado. Empezaréis a ver los bordes morenitos, así está bien.
Topping
5. Mientras se hace la masa, hacer el topping, primero friendo la carne picada y luego mezclando los demás ingredientes. Aqui, creatividad, también podéis usar otras cosas, quizás algo de bacon, champiñones.... o quitarle totalmente la carne, haciendo con cebolla, champiñones, aceitunas, pimientos, alcachofas...
6. Sacar la base del horno y añadir el topping, espolvoreando con queso rallado. A partir de aqui, volverá al horno con calor solo por arriba, lo justo para derretir el queso. Si dejáis demasiado, la base acabará quemándose. Para que sea más manejable, es interesante que se enfríe un poquito antes de cortarla.

Y ya está! No sabía si iba a quedar bueno haciendo mi experimento y la foto que hice es un poco feúcha. Dado que la hice sin huevo, su 'masa' no quedó tan íntegra como de una pizza normal, sino un poco más blandita. Pero es muy sorprendente notar el gusto de la coliflor en la base, y una manera de hacerlo distinto.
Podemos disminuir las calorias si usamos queso con bajo teor de grasa, y quitamos la nata del topping poniendo un poco más de salsa de tomate en su lugar. Y también sustituyendo la carne por vegetales, como mencioné más arriba.

Mirad :-) con perdón de la mala foto, la verdad es que quedó muy buena de gusto.

Esto era aproximadamente la mitad de la 'pseudopizza', llenando un plato grande.

Os invito a probar nuevas formas de hacer las cosas, es una manera distinta y algo más divertida de tomar coliflor, y hasta los que no son muy fans de ésta seguro que lo aprecian!
Salut ;-)

"Plum cake" de plátano

Esa no es la unica recepta de repostería con plátano, en efecto... creo que es una fruta muy palatable que queda muy bien con casi todo. Claro que también es una de las que más azúcar tiene, por lo que si tenéis problemas con ésto, seria mejor optar por otra fruta. Pero este pastelito era para un cumpleaños de una compañera de trabajo, y podíamos hacerlo con todo el azúcar a que teníamos derecho!

Ésta vez, aunque yo hubiera querido unos plátanos más maduritos, no los tenía así y al buscarlos en el super, pues estaban maduros pero no tanto como yo quisiera. Igualmente os digo que quedó bueno y que no importa mucho en ese caso, usad los que tengáis siempre que no esten verdes claro.

Fue rapidito de hacer y quedó muy bien, aqui va. En teoria es más o menos la receta 1-2-3 pero la cambié ligeramente.

Ingredientes: (os dará para un molde estándar de plum cake)

- 2 huevos
- 1 yogur natural (a mi me gusta mucho usar el yogur griego para éstas cosas)
- 1/2 medida de yogur de leche de coco (no es indispensable, desde luego medio inventé porque lo tenía a mano, pero le dio un toque realmente aterciopelado al gusto...pero podeis poner 3 huevos en lugar de 2, y quitar esto)
- 2 medidas de yogur de azúcar
- 1 medida de yogur de aceite de girasol (yo evitaría el de oliva, porque puede dar un gusto demasiado fuerte)
- 3 medidas de yogur de harina (yo usé toda integral en ese caso)
- 1/2 sobre de levadura
- 2 plátanos cortados en trozos pequeños

¿Cómo se hace?
1. Precalentar el horno a 180ºC. Como en algun post os comenté, la temperatura estable y correcta, y los primeros 30 minutos sin abrir el horno bajo ningún concepto, son indispensables para que el pastel os crezca bien y de manera regular.
2. En un bol, batir los huevos y el azúcar, hasta que quede muy clarito. Después, añadir el aceite de oliva, el yogur y la leche de coco, y seguir batiendo un ratito más.
3. En un recipiente aparte, mezclar la harina y la levadura. Os cuento que intenté tamizar la harina integral, pero no era consciente que algunas partículas no pasarían el tamiz, así que finalmente aproveché todo, y listo. Sin tamizar. Incorporar ésto sobre la mezcla que teníais del punto 2. Mezclar bien hasta que esté todo bien integrado. Ya por último, añadir el plátano cortadito, y mezclar.
4. Coger el molde de plum cake y rociarlo con spray tipo "bake easy", para desmoldar. En serio es lo mejor que hay para esto!! pero bueno tampoco es indispensable: si no teneis, pues lo de siempre. Untar con mantequilla y espolvorear con harina. También os servirá. Pero si podéis haceros con ese tipo de spray, es una maravilla de práctico y dura muchisimo. Llenar el molde de plum cake con la mezcla del punto 3, y llevarlo al horno que ya debe estar estable a 180º. Si no lo está, ESPERAD a que esté.
5. Lo hornearemos a esta temperatura, a media altura y con calor arriba y abajo, durante unos 40-50 minutos dependiendo del horno. Durante la primera media hora, NI PENSAR en abrir el horno. A los 40 minutos podéis hacer la prueba del palillo para decidir si dejar más o no.

Yo nunca lo saco de cuajo corriendo del horno. Lo dejo un ratito con el horno apagado, luego con la puerta abierta, y ya por último lo saco. Unos minutitos fuera, y luego desmoldar.Si no véis claro, pasarle un cuchillo de bordes redondos delicadamente por las paredes, antes. Y luego a enfriar sobre una rejilla: no dejéis sobre un plato porque hará vapor, humedad y dejará el pastelito muy blando en su parte de abajo.

Cuando estaba aún caliente, lo espolvoreé con un poco de azúcar glas y canela, pero eso es totalmente opcional. 

Mirad como ha quedado!

Ahi lo teneis, en una horita y media aproximadamente, algo adorable para un te, café, merienda...
Salut!

diumenge, 7 d’abril de 2013

Tarta de queso sobre base de galleta

Bueno, esa tarta lo vi en un enlace de Isabel Llanos, la famosa Isasaweis, que tiene recetas estupendas de todo (cocina, belleza, etc). Solo con ver la receta la verdad te quedas prendada de la tarta, y estaba esperando el momento de hacerla.

Pero bueno, sucedió que la quería hacer sin azúcar, o lo máximo sin azúcar posible... y que cuando se dio la oportunidad de hacerla, me faltaba algun ingrediente, que lo sustituí según mi criterio. Así que lo que os voy a contar es como lo hice, y la original la podeis encontrar en la página de Isasaweis.

Ingredientes: (tarta pequeña)

- 1/2 paquete de galletas 'digestive' sin azúcares añadidos (por supuesto podéis usar otras, como las Marbu de toda la vida, yo es que intento que llegue aqui el mínimo azúcar posible)
- 40g mantequilla sin sal
- 1 chorrito de vino blanco (si es ligeramente dulce, mejor)
- 150g  de queso fresco tipo Philadelphia
- 100ml de nata (35% m.g.)
- 1 yogur griego
- 1 huevo
- 1/4 paquete de queso rallado (yo usé emmental)
- 2 cucharadas soperas colmadas de edulcorante líquido

También vais a necesitar un molde de pastel de estos de aro, desmontable. Yo uso uno pequeñito, de 18cm de diámetro, dado que somos pocos y mejor que no sobre mucho. Pero si sois más, ir a un molde más grande y doblad todo de la receta. 

¿Cómo se hace?

1. Precalentar el horno a 180ºC.
2. Base de la tarta: triturar el 1/2 paquete de galletas, bien fino (con un robot de cocina, mejor). Mezclarlo con los 40g de mantequilla derretidos en el microondas, y un chorrito de vino blanco. Incorporar todo hasta que quede una especie de masa húmeda. Preparar el molde de aro poniendo papel vegetal (o de horno) en el fondo, y cubriendo éste fondo con la masa de galleta. Subirla un poquito también por las paredes del molde.
3. Parte superior de la tarta: los restantes ingredientes, mezclarlos todos en un bol (el orden de los ingredientes no es importante en este caso) y batirlos muy bien - el túrmix ya os servirá. Depositarlo encima de la base de la tarta y llevar al horno durante aproximadamente 1h a 180ºC con calor arriba y abajo
4. Luego IMPORTANTE: apagar el horno y abrir la puerta PERO NO SACAR LA TARTA. La vais a dejar alli unos 20 min más y solo después de este tiempo sacarla fuera.
5. Cuando ya haya alcanzado la temperatura ambiente, desmoldar. Yo he creído conveniente pasar un cuchillo de punta redonda, suavemente por los costados por si hubiera algo un poco adherido. Luego abrir el anillo del molde normalmente y llevar la tarta a la nevera, yo recomiendo overnight.

Y ya está!! habéis visto que facil?
Mirad que chula ha quedado:


Disminuimos las calorias quitando el azúcar y sustituyendo las galletas. No es caloria 'cero' ni tampoco muy diet que digamos... lleva nata, lleva mantequilla, pero bueno, sabéis que? todo es comer con moderación. A mi me encantó y espero que a vosotros también. Salut!

dimarts, 2 d’abril de 2013

Variante de Croque Monsieur

¿No os ha pasado nunca?

Es de noche, tenéis una pereza del copón para hacer la comida, ganas cero de pasar mucho tiempo en los fogones, no hay demasiadas cosas en el armario (¿quién tiene tiempo de tener la compra al dia con el ritmo que llevamos??), pero apetece un montón algo calentito? Al diablo con las calorias, por un día! :-)

Pues os voy a contar qué suelo hacer yo algunas veces. Es como un Croque Monsieur, sí esa especie de bocadillo de origen francés que se sirve gratinado, pero a lo grande (aqui solemos ser 2 o 3 depende del día - y les suele gustar mucho, por lo que hago platos grandes).

Ingredientes: (voy a decir algunos pero todo es echarle imaginación a la cosa, que para eso es 'variante' de croque monsieur)

- Pan de molde. Cuantos? depende del tamaño de vuestro molde, que debe por supuesto ser uno resistente para el horno (silicona, pyrex...) Yo también prefiero quitarle la corteza al pan de molde. No hace falta comprarlo sin bordes: es más caro y con los bordes luego podéis hacer unos aperitivos para pica-pica, si los guardáis. Os explicaré en otro post
- Lonchas de jamón cocido
- Lonchas de queso fundido
- Salsa bechamel, en abundancia. También depende del tamaño del plato pero lo ideal es tener para regar bien el plato por 3 veces, unos 700-900ml... (para esto vais a necesitar leche, agua, mantequilla o margarina, nuez moscada y harina)
- Patatas fritas de bolsa (yo las suelo poner trituradas, pero bueno también podéis obviar eso si no lo quereis demasiado calórico: eso sí le da un "up" y un punto crujiente!!)
- Queso rallado

¿Cómo se hace?

1. Precalentar el horno a 200ºC
2. Hacer la bechamel: poner una cucharada sopera de margarina o mantequilla en un cazo a fuego suave, para que derrita. Yo la bechamel la suelo hacer mitad con leche y mitad con agua, más que nada porque no suelo tomar demasiada leche, pero la podéis hacer solo con leche). Poned la mezcla de leche y agua - ambos fríos - en un recipiente aparte, y disolver en él dos cucharadas soperas colmadas de harina. Echar esta mezcla sobre la mantequilla derretida, y cocer durante aproximadamente 1/4 de hora, para que espese y para que pierda el gusto 'harinoso'. Al final, salpimentar (con sal y nuez-moscada será suficiente). Apartar del fuego.
3. Mientras, preparad vuestro plato para el horno. Calculad cuantas rebanadas haran falta y quitarles la corteza. Regar el fondo del plato con bechamel y acomodar la primera capa de pan de molde.
4. Luego hacer capas succesivas: jamón cocido, queso de fundir, regar con bechamel, poner las patatas fritas trituradas, otra capa de pan de molde, volver a regar con bechamel.Es importante que no queden puntas de pan de molde sin regar con bechamel, porque entonces el calor del horno las endurecerá.
5. Espolvorear con abuntante queso rallado especial para gratinar y llevar al horno (grill + función ventilador si tenéis). Durante unos 10-15 minutos, estad atentos porque eso depende un poco de cada horno. Cuando veáis que está quedando gratinado y morenito por encima, ya se puede sacar del horno y servir.

Y voilà!
Super fácil, sin demasiada complicación y ahi lo tenéis!!
Pero no es NADA light!! si estáis buscando perder peso... mal asunto, en todo caso podéis poner jamón de pavo, queso light, suprimir las patatas fritas y usar pan integral, hacer la bechamel con leche descremada, y todo queda por lo menos más sano y un poco más ligero.
Mis disculpas por la foto: solo consegui fotografar un pequeño cuadradito que sobró después que le dieron guerra.... aún así juro que era enorme, precioso y deliciosamente gratinado.... ;)