diumenge, 4 de novembre de 2012

Mermelada de frambuesas y pétalos de rosa

Bueno, hace tiempo que le doy vueltas a la mermelada de rosas, aunque esa última opté por hacer de frutos y rosas. La vengo pensando desde que mi amiga Gladys Devani me regaló un libro de cocina libanesa que, por cierto, me encanta y he hecho varias de las recetas, sobretodo las dulces. Pues en ese libro había una especie de dulce de rosas que me encantó por su concepto y por parecerme tremendamente amoroso y romántico. Lo que pasa es que conseguir las flores adecuadas para culinaria no es trivial y por lo tanto, he ido buscando la manera de adaptar las recetas a bajas cantidades, como siempre lo hago. En navidades de 2011 he llegado a hacer solo de rosas (y queda muy bien), pero ésta vez, debido a restricciones en la cantidad de flores, he acabado haciendo de frambuesa y rosas, y tengo que decir que me ha parecido estupenda (y no solo a mi, sino que ha sido opinión general).

Vamos a la receta. Van a parecer unas cantidades un poco sui generis pero he ido adaptando según lo que tenía, y funcionan muy bien.

Ingredientes:

- 90g de frambuesas
- 10g de pétalos de rosas [aquí un inciso sobre las flores comestibles: tened cuidado de adquirir aquellas especialmente cultivadas para este fin, que no tienen pesticidas ni productos químicos. Yo las adquiero en la boquería y son de las rositas pequeñitas, por lo que llegar a 10g de pétalos requiere unas cuantas, una caja entera; utilizar solo la parte "carnosa" y colorida del pétalo, dejando de fuera otras partes, los pistilos y las partes blancas]
- 100g de azúcar
- zumo de medio limón (~ 25ml)
- 10ml de agua de rosas o agua de azahar
- 15ml de agua
(obs: aqui lo importante es que la cantidad total de los líquidos esté sobre unos 50ml, si hay menos zumo de limón pues compensáis con más agua)
- cáscara del limón con su parte blanca (luego ya la quitaréis, pero es util cocerla cuando se está haciendo la mermelada, por la gran cantidad de pectina que tiene)

¿Cómo se hace?

1. Macerar las frambuesas y rosas: poner las frambuesas y los pétalos, ya limpios de las partes restantes de la rosa, a macerar con el zumo de medio limón grande y todo el azúcar. Yo utilicé una fiambrera pequeña cerrada, durante unas 3-4 horas, dandole la vuelta cada hora aproximadamente, para que todos los elementos puedan macerarse bien.
2. Poner el conjunto que se estaba macerando en una olla pequeña, añadiendo el agua, el agua de rosas y la cáscara del limón (es importante NO quitar la parte blanca interna de la cáscara; luego ya quitaréis toda la cáscara cuando la mermelada esté lista)
3. Llevar a ebulición y luego cocer a fuego lento durante, mínimo, uns 40 minutos, removiendo con frecuencia con una cuchara de madera. La mermelada cogerá consistencia en cuanto se vaya enfriando, aunque en caliente os de la sensación de estar muy líquida. Quedará bien, no os preocupéis.
4. Si la vais a usar en seguida, no es necesario envasar. Si queréis para usarla a la larga o para regalar, entonces conviene ponerla en un envase hermético no sin antes esterilizarlos  (hervirlos durante por lo menos 30 min) y cerrarlos al vacío (hay varias técnicas, la más habitual hervir los botes ya llenos, sin cerrarlos del todo y cubiertos en su totalidad por agua).

Os dejo una fotito de como quedó en una cucharita, dado que esta vez no envasé: la utilicé para rellenar el pastel de mi cumpleaños y también unos muffins que regalé a un amigo muy querido.


Es una mermelada curiosa porque tiene el dulce de la frambuesa (fresas también podrian estar bien, aunque en esta época no hay), el sorprendente y perfumado de las rosas, y el toque ligeramente ácido del limón. Queda estupenda para rebajar combinaciones muy dulces - como por ejemplo la de mi pastel de chocolate cubierton con fondant. Utilicé también para rellenar muffins con un toquecito de vainilla. Yo sugiero además usarla en contextos originales, como combinada con "foie", o bien con carne de caza (entre las frambuesas y las rosas, es un toque maravillosamente salvaje).
Bueno pues ya habéis visto, es tremendamente facil y lo único más dificil de conseguir segun donde, son las rosas comestibles. Por lo demás todo son ingredientes facilitos (el agua de azahar o de rosas se puede conseguir en farmacias, por ejemplo).

Ya me contaréis, yo la recomiendo mucho!

dissabte, 3 de novembre de 2012

Tarta de manzana 'sugar free'

A veces, leyendo los envases y sobres de las cosas, aparecen recetas interesantes. Resulta que otro dia estaba haciendo "burritos" mejicanos (nada que ver con esa receta) y me estaba preparando para hacer las 'tortillas' para rellenar. Bien, necesité, claro está, levadura química. Mientras amasaba la mezcla, leí detrás del sobre de levadura y vi una receta de tarta rápida de manzana que me gustó. Guardé el sobre y hoy la adapté para una versión sin azúcar, apta para diabéticos que, como sabeis, aqui la cocina es orientada a esto.

La tarta no lleva nada muy marciano, todo cositas que seguro tenéis en casa y para hacerla una tarde lluviosa o si tenéis una visita, pues es estupenda y encima poquitas calorías. Antes de citar los ingredientes, os tengo que decir que para el molde que usé, es una receta muy ajustada. La siguiente vez usaré el doble de ingredientes. Yo usé un molde de esos de "quiche" que son bajitos y con los bordes ondulados, tiene unos 25cm de diámetro. Así que de las dos una: o hacéis con un molde menor (ej: 16-18cm de diámetro), o bien dobláis las cantidades la receta. Al gusto de quien lo haga. 
La otra cosa es que yo sustituí todo el azúcar por aspartame y sacarina, pero si no necesitais restringir el azúcar, pues poned las mismas cantidades de azúcar blanco (el azúcar moreno podria resultar interesante en este contexto, pero la verdad es que no lo probé).

Ingredientes (tal cual lo hice):

- 1  huevo
- 1/2 taza de edulcorante en polvo (+ 2 cucharadas soperas de edulcorante líquido)
- 2 y 1/2 cucharadas soperas de aceite (yo optaría por uno de gusto suave como girasol)
- 1 cucharadita de azúcar avainillado (si no os gusta, pues nada, tampoco es indispensable)
- 1/2 cucharadita de canela molida
- 75ml de leche
- 85g de harina
- 1 cucharadita de levadura química
- 1 o 2 manzanas golden
- edulcorante en polvo (o azúcar si quereis) mezclado con canela para espolvorear

¿Cómo se hace?

1. Precalentar el horno a 180ºC (dejar fuera la bandeja del horno, sobretodo si vais a usar un molde de silicona como yo). En teoria los moldes de silicona no hace falta engrasarlos pero bueno yo ya he tenido experiencias varias. Le rocié con mi spray 'Bake Easy' - de verdad una gran adquisición, no fue muy barato pero dura muuucho y es mágico para desmoldar tartas y bizcochos.
2. Bater el huevo, el edulcorante, el aceite, el azúcar avainillado y la canela, hasta que quede con una consistencia cremosa.
3. Mezclar la harina y la levadura y tamizar sobre la mezcla anterior
4. Añadir la leche y remover hasta obtener una textura homogénea. Transferirlo al molde. Quien ya usó moldes de silicona ya sabe como van, pero si no habéis usado nunca, os cuento que naturalmente no son rígidos, por lo que si intentáis moverlos una vez que estan llenos con masa o líquido, es un desastre. Tenedlo ya encima de la bandeja del horno que luego llevaréis a hornear.
5. Pelar la manzana, cortarla en medias lunas sin semillas y depositarlas en la superfície de la tarta, en forma circular. Espolvorear con edulcorante mezclado con canela. 
6. Hornear por unos 40 minutos o hasta que esté dorada, depende un poco de cada horno. No abrir el horno en los primeros 30 minutos para asegurarse que crece adecuadamente, pero a partir de ahi, estar atentos para no pasar la tarta del punto. Yo a la que he visto doradita por encima, la he sacado. 

Quedó algo así, que estuvo muy elogiada en el desayuno:




Ya me contaréis si la decidís hacer. Salut!